martes, noviembre 15, 2005

Excelente post, excelente

Primera ley. Mr. Jakob Nielsen sostiene que el lenguaje marketinero, bastante presente en la blogósfera ("visiten el excelente blog de... un amigo") confunde al lector, le consume tiempo. Cree haberlo demostrado en un estudio. Tomamos esto como si fuera una ley universal e hicimos un ejercicio, cuyo principal objetivo era observar si podíamos respetar una consigna. Lo conseguimos a medias.

Segunda ley. BloGicamente, “único blog contra los adverbios terminados en mente en la redacción periodística y de blogs”, predica que que no se deben usar esos adverbios. Tomemos esto como si fuera cierto también.

Recordaba que otro célebre bloguero argentino, Mariano Amartino, responsable de Denker Uber, había escrito en un post la palabra excelentemente. Me llamó la atención, pero no se me venía a la cabeza en cuál post; sólo recordaba que hablaba de alguien que había comentado excelentemente algo (hipótesis de Nielsen comprobada en acción). Entonces puse en el buscador de Denker la palabra excelentemente. ¡Sorpresa!. Me devolvió siete resultados.

Mariano rompió siete veces con estas dos, digamos, leyes. Y a pesar de eso, o sin saberlo, o sin que le importe, es un líder de opinión, un motor de la blogosfera y un generador de comunidades on line. Un capo. O sea, superado el ejercicio, quieren escribir subjetivos, escriban. Con adverbios terminados en mente, adelante.

Y yo estoy rompiendo con otra ley Nielsen, la que regula la concisión.

Me despido con unas palabras de HighToro, en un post titulado: Permítame, su excelencia: "Yo cuando veo la palabra EXCELENCIA, rajo.
Es cantado que me quieren vender algún buzón. Vayan a laburar al puerto".

Links to this post:

<\$BlogItemBacklinkCreate\$>